jueves, 9 de febrero de 2012

Sanciones a Irán

 

  

Las señales del impacto negativo de las nuevas sanciones contra Irán crecen día a día, con agentes internacionales diciendo que Teherán está teniendo problemas para comprar arroz, aceite de cocina y otros productos básicos para su población semanas antes de una elección.Las nuevas sanciones financieras impuestas por Estados Unidos desde el comienzo del año para castigar a Irán por su programa nuclear están generando un caos en la capacidad de la república islámica de importar y recibir pagos por sus exportaciones de petróleo, según operadores de materias primas, informó Reuters.


Irán niega que las medidas estén afectando seriamente su economía, pero investigaciones en los últimos días mostraron graves interrupciones en sus importaciones. Esto está teniendo un impacto real en las calles de Irán, donde los precios de los alimentos básicos se han disparado. El presidente de Corea del Sur, Lee Myung-ba, viajó a Arabia saudita y fue el último líder de un importante país importador de petróleo asiático en visitar Oriente Medio para buscar fuentes alternativas de crudo debido a las dificultades por las que está atravesando Irán. Operadores de Asia dijeron que los exportadores de aceite de palma malayo -la fuente de la mitad del consumo iraní de un producto básico usado para hacer margarina y confituras- habían detenido las ventas a Irán porque no podían recibir los pagos.

Esto se conoció después de que el lunes trascendiera que Irán había declarado la mora en los pagos de arroz de India y que los embarques de maíz ucranianos se habían reducido casi a la mitad. El arroz es uno de los alimentos básicos de la dieta iraní. Con la depreciación del rial, los precios se han duplicado a 5 dólares el kilo en bazares, desde 2 dólares el año pasado. El maíz se usa principalmente como alimento para ganado y el costo de la carne casi se ha triplicado, a 30 dólares el kilo, superando el presupuesto de muchas familias de clase media. Las medidas han tenido un impacto dramático en la vida cotidiana del país, cuando falta poco para las elecciones parlamentarias del 2 de marzo, en las que se enfrentarán los partidarios del presidente de línea dura Mahmoud Ahmadinejad contra una oposición considerada aún más conservadora.

Los reformistas casi no están representados en la elección, que es vista como un referendo sobre las políticas económicas de Ahmadinejad, basadas en el recorte de los subsidios a los bienes básicos y su reemplazo por pagos directos a las familias. Operadores en la capital de Malasia, Kuala Lumpur, dijeron que los despachos de aceite de palma a Irán habían sido interrumpidos desde fines del 2011, luego de que las sanciones de Estados Unidos y Europa dificultaron que los compradores obtuvieran letras de crédito y efectuaran pagos a través de intermediarios en Emiratos Árabes Unidos.

"Siguen pidiendo en el espíritu de la hermandad musulmana. Lo último que escuché fue un pedido de 5.000 toneladas para entrega en febrero o marzo, pero nadie quiere asumir ese riesgo ahora", dijo un agente en Kuala Lumpur, hablando bajo condición de anonimato, mientras discutía contratos comerciales. Un dueño de una fábrica de margarina en Irán, que pidió no ser identificado, señaló que le estaban faltando los aceites necesarios para hacer su producto, con lo cual la producción podría detenerse pronto.

"Como están las cosas ahora, pronostico que dentro de tres o cuatro meses nuestro aceite comestible se acabará por las sanciones. Ya no se está importando e Irán no puede producir mucho por sí mismo", explicó. La declaración de mora por parte de compradores iraníes de 200.000 toneladas de arroz indio es potencialmente más perjudicial. El iraní promedio come 40 kilos de arroz por año, del cual 45% se importa, de acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos. India es el principal proveedor.

No hay comentarios:

Vídeos

Loading...