martes, 14 de febrero de 2012

El régimen sirio se ensaña con Homs ante la impotencia de la diplomacia

El régimen del presidente sirio Bashar al Asad lanzó el lunes uno de los ataques más violentos contra la ciudad rebelde de Homs, "alentado", según la ONU, por el fracaso de los países occidentales y árabes en poner fin al derramamiento de sangre.
En total 23 personas, incluidos 17 civiles, murieron el martes a manos de las fuerzas regulares o en combates entre desertores y efectivos del ejército, informó la entidad opositora Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Seis personas murieron en los bombardeos" en Homs, ciudad que sufrió el martes el peor ataque con artillería de los últimos cinco días, añadió.
La incapacidad del Consejo de Seguridad de la ONU para ponerse de acuerdo sobre una acción colectiva "alentó al gobierno sirio a lanzar un asalto con el fin de aplastar la disidencia", estimó el lunes la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay.